La activista Rigoberta Menchú Tum resaltó el liderazgo que demostró el gobernador Mauricio Vila Dosal al traer a Yucatán la 17a. edición de la Cumbre Mundial de los Premios Nobel de la Paz, “colocando al estado como referente de armonía y tranquilidad”, indica un boletín.

Después de participar en este encuentro, considerado el más importante en construcción de paz, la también reconocida con el Nobel de la Paz 1992 destacó que las actividades de la Cumbre se vivieron en un clima de tranquilidad, por lo que felicitó el trabajo realizado antes y durante esta reunión mundial, “que dejó ver que en las calles de Yucatán se respira paz”.

“Yucatán se engalana porque aquí hay energías muy positivas para recibir una Cumbre de Premios Nobel de la Paz, pues no siempre se juntan tantos laureados; estar aquí nos permitió coordinar nuestro trabajo y acciones”, indicó.

Comentó que lo que más disfrutó fue la calidez con la que los yucatecos y el gobierno del estado recibieron a la gente de todo el mundo y especialistas, en un evento que pone a México, especialmente a Yucatán, como un importante actor por la paz en América Latina. Ella y los otros laureados firmaron una declaratoria que designó a Yucatán como “Estado de Paz”, lo que lo convirtió en la primera entidad con este nombramiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *